Archivos del mes: junio 2015

ESTIMULACION DEL LENGUAJE MAYO Y JUNIO

Durante estos dos últimos meses del curso, se ha hecho manifiesta la evolución de cada grupo, constatando que unos meses a estas edades implican grandes diferencias en el desarrollo del lenguaje.

 

Hemos trabajado los cuentos apoyándonos en láminas muy sencillas, que reflejan los acontecimientos principales de cada historia. Intentando que empiecen a relacionar hechos, recordando lo que sucedió antes y las consecuencias de esos hechos. Hemos seguido con las preguntas ¿ Qué ?, ¿ Quién ?, ¿ Por qué ?, ¿ Para qué? sobre cada historia que narra el cuento.También hemos utilizado un vocabulario más específico ( alcalde, pueblo, leñadores, feroz……)

Los tres cuentos han sido : ” Caperucita roja”, ” Los tres cerditos” y ” El flautista de Hamelín” ( Este último solo en las clases de  2 años ).

También en las clases de 2 años , han clasificado palabras por el número de sílabas, hasta 3 “pedacitos”, levantando un dedo por cada uno de estos ( 1: sol, pez…, , 2: casa, mano….., , 3:  zapato, cabeza…..).

Ritmo: con manos, pies y caminando.

Como conclusión y ante la llegada de las vacaciones mis recomendaciones son:

– Seguir hablando mucho con los niños, aunque a veces dudemos si nos van a entender, así fomentamos también la comunicación.

– Escucharles, esforzándonos por entenderles.

– Usar cada vez un vocabulario más específico.

– Contarles ( que no leerles), cuentos sencillos, explícándoles sobre las imágenes.

!!!   Y  .. ..Disfrutad de ellos y pasando un Verano fantástico  !!!

 

 

CRIAR SIN SOBREPROTEGER

sobreproteccion max                       CRIAR SIN SOBREPROTEGER

 

 

El instinto natural de los padres lleva a proteger a sus hijos de todo lo que pueda perjudicarles. Para los padres sus hijos son su mayor responsabilidad y su mayor obligación.

El ser humano,  nace completamente indefenso; necesita que se le proteja en todo, pero a medida que va creciendo hay que ir dejando esta total protección para que progrese en autonomía y vaya aprendiendo a resolver, por sí mismo, nuevas situaciones y nuevas  tareas.

Como padres,  tenemos que guiar a nuestros hijos, y enseñarles a enfrentarse a los problemas que les vaya deparando su día a día. Si nosotros vamos apartándoles los obstáculos de su camino, no les damos la oportunidad de aprender a resolverlos.

Los vemos pequeños y les creemos incapaces o indefensos, pero sólo hay que darles la oportunidad de hacerlo para comprobar que pueden llegar a eso y mucho más.

Hay que estimularlos para que afronten la vida sin miedos y que asuman que equivocarse es necesario y forma parte del aprendizaje. Debemos ayudarles a desarrollar estrategias para enfrentarse a las dificultades y posibles problemas que les surjan en la vida, pero no resolvérselas.

Dejarles que se equivoquen y sufran las consecuencias de sus acciones, pero  haciéndoles saber y  sentir que nosotros, sus padres, estamos ahí siempre, acompañándolos y vigilantes, para ayudarles y apoyarlos en todo. No escatimemos esfuerzos en trasmitirles está confianza, que nosotros estamos “detrás de ellos”. Esta confianza les será muy útil en etapas posteriores de su desarrollo.

Si no “vamos soltando las riendas”, caeremos en la sobreprotección. Que implica, una excesiva preocupación  por el niño, evitándole  situaciones conflictivas o que puedan resultarle penosa,  muchas veces creyendo que así se defiende su felicidad.

Pero sufrir, tener dificultades o luchar no significa ser infeliz. En este esfuerzo de sobreprotegerles, facilitándoles las cosas, no les dejamos formarse como personas, generalmente el resultado de la sobreprotección es una personalidad insegura, que en un futuro mostrara incapacidad para tomar decisiones y asumir sus consecuencias.

Inma Pastor