Archivos del mes: octubre 2015

BUENOS HABITOS EN LAS COMIDAS

niño comiendo BUENOS HABITOS EN LAS COMIDAS Alimentar a los niños y enseñarles buenos hábitos ,   se convierte, a veces, en una de las tareas mas conflictivas  con la  que nos enfrentamos a diario.

Ya el bebé puede aprender que hay unos momentos del día dedicados en exclusiva a la comida.

En la medida de lo posible, hay que intentar que coincida el horario de las comidas  de todos los miembros de la familia, o al menos los fines de semana.

Buenos hábitos desde los primeros meses de vida del niño, nos van a ayudar para  que las horas de las comidas,  no sean un problema:

  • Presentar al niño los alimentos con la misma actitud: sin crearos vosotros mismos las expectativas de si les va a gustar o no.
  • Cuando el niño quiere comer solo hay que dejarlo, y si se hace muy largo, ir ayudándole  con otro cubierto.
  • No preguntarle al niño que quiere comer. El no tiene capacidad de elegir lo mas adecuado. Si cuando va creciendo, alguna vez os pide algún alimento se lo podéis dar, no se trata de negarle, pero  no  puede tomar él por rutina la elección del menú.
  • Las golosinas no forman parte de la alimentación, se compran excepcionalmente, cumpleaños, como premio etc.
  • No ofrecer otra comida cuando no se come la que le habéis preparado. Cuando son pequeños, si no ha comido suficiente, podéis darle un biberón extra, fuera del lugar que come habitualmente.
  • Siempre se hacen excepciones cuando están malitos, pero estas no tienen que convertirse en hábitos.
  • No utilizar la comida como premio ni como castigo. No hay que reñirlos por no comer la cantidad suficiente, intentemos convencerles que coman un poquito mas.
  • Que la comida no se convierta en un  “tema de presión”, que los niños no perciban la importancia que tiene para vosotros, si no pueden utilizarlo como forma de chantaje.
  • Hay que  comer sentados, no ir detrás de ellos dándosela, ni distraerlos mirando la televisión.
  • El tiempo para comer está limitado a 35 – 45 minutos, después de este tiempo se retira el plato.

 

Sin embargo aplicar estas normas, es muy difícil cuando nos encontramos con niños inapetentes, en estos casos es conveniente calcular la cantidad de comida que son capaces de tomar y no sobrepasarla, que tengan la sensación que puden terminarla sin grandes esfuerzos, incluso usar “la táctica de platos grandes” para que parezca menor la cantidad.

Pero si un niño con estas características  descubre, la importancia que tiene la conducta alimentaria para vosotros, va a utilizarlo para conseguir  “privilegios” a los que no cederíais de otra forma.

En cualquier caso, como en otros temas de educación infantil, el afecto, la firmeza y la tranquilidad, serán vuestros mejores aliados para conseguir unos buenos hábitos en vuestros hijos.

Inma Pastor.