Archivos del mes: diciembre 2015

EL PAPEL DE LOS ABUELOS EN LA EDUCACION

 abuela y nieta EL PAPEL DE LOS ABUELOS EN LA EDUCACION

El cariño de los abuelos es de un valor emocional incalculable. Son modelos de referencia para los niños, fuentes de seguridad y confianza.

Igualmente, los nietos aportan  a su día a día alegría, ternura y se sienten rejuvenecidos cuando están con ellos.

Su papel es diferente al de los padres, porque la educación  es responsabilidad de los padres y esta responsabilidad, no se puede delegar.

Esta premisa la tenemos que tener siempre presente cuando los dejemos a su cuidado.

Aunque lo deseable es que se mantengan en la misma línea educativa, al no ser los responsables, pueden actuar de una manera más relajada y con menor exigencia. Ellos disponen de más tiempo con los niños que sus padres y quieren disfrutarlo plenamente y sin presión.

Para conseguir que esta relación de tres generaciones sea lo más grata y sin conflictos, hay que tener presente:

  • Los abuelos deben estar valorados por sus hijos, que los padres hablen siempre bien de los abuelos delante de los niños, preocupándose por ellos y prestándoles la atención que los abuelos necesitan.
  • No contradecir a los abuelos ni discutir con ellos delante de los niños. Cuestionar el criterio de los abuelos hará que los niños no los respeten.
  • En la mayoría de ocasiones, los problemas o tensiones no se producen entre abuelos y nietos, sino entre abuelos e hijos. Se debe respetar la forma de actuar de éstos, aunque difiera en las ideas de los padres.
  •  Los padres deben entender que cuando el niño está con sus abuelos en su casa, estos son los que ponen las normas, intentando  mantener la misma línea que tiene el menor en su propia casa.
  • Igualmente los abuelos nunca deben desautorizar a los padres delante de los niños. Sabiendo que son los padres los que marcan las principales pautas de la educación de sus hijos.
  • Ser prudentes a la hora de pedir ayuda  y valorar objetivamente el esfuerzo que les supone tenerlos. Según el caso y la edad,  puede ser agotador aunque no lo digan.
  • Integrar a los abuelos en actividades de ocio. Los abuelos también deben disfrutar y formar parte de las actividades lúdicas familiares.

 

 

Si a pesar de todo, las diferencias entre los estilos educativos son notables y los abuelos toleran más que los papás, o viceversa, los niños aprenden rápidamente como deben comportarse en cada situación, incluso que sus abuelos le consientan un poco más, no es perjudicial para los menores.

 

Inma Pastor