Archivos del mes: febrero 2016

SER PADRES CREATIVOS

niña cosiendo SER PADRES CREATIVOS

Sin creatividad e innovación, no hubiera sido posible la evolución del hombre y de la sociedad. En la sociedad actual, tan acelerada y cambiante, la búsqueda de nuevas soluciones se convierte en una necesidad. El pensamiento flexibe y creativo cada día será más valorado.

Los niños creativos del presente, serán los  adultos innovadores con capacidad de adaptación a las exigencias futuras.

La creatividad puede potenciarse y va mucho mas allá del dibujo, las manualidades…… supone la experimentación sin una finalidad práctica, sino lúdica. Poner al alcance de las personas “las herramientas” que le permitan llevar su experimento a término.

Jose Antonio Marina define : ” Crear es producir intencionadamente sorpresas eficientes” .

La creatividad es más moldeable en edades tempranas. Es una habilidad latente que hay que ejercitar desde la infancia. Ya desde que los niños son pequeños, podemos transmitirles  la idea de que hay muchas soluciones posibles para resolver un problema. Porque la creatividad contribuye al crecimiento de su expresión personal y al pensamiento abstracto.

Como podemos contribuir a formarles para que sean más creativos:

No hay que ser impositivos.

Ser  nosotros ejemplo de flexibilidad  y aceptación ante la diversidad de opiniones y otros “modos de hacer las cosas” .

Exponer a los niños a la música y al arte ( teatro, exposiciones,  pintura…..).

Entrenarlos en la curiosidad.

Enseñarles a que observen y busquen a su alrededor la inspiración para sus creaciones.

Valorar todas sus sugerencias y aportaciones; y para sus expresiones artísticas ,dibujos, manualidades…. tener un lugar en casa donde exponerlas.

Animar a jugar con juegos no estructurados, limitarles el tiempo de videojuegos y T.V.

No darle soluciones, encaminarlos a que las descubran por si solos.

Cada vez que nos pregunten por la razón de un hecho, se les responde averiguando que es lo que ellos piensan. Ejemplo ¿ Por qué crees tú que el cielo es azul?.

Permitir a los niños tomar partido en decisiones sobre su entorno, como la decoración de su habitación…..

Y en general valorar toda expresión de creatividad en todos los aspectos de la vida cotidiana de los niños.

Susana Balaguer e Inma Pastor

NIÑOS INQUIETOS Y MUY ACTIVOS

jugando NIÑOS INQUIETOS Y MUY ACTIVOS

A los 2 años el niño acumula una gran energía que le lleva a “no estarse quieto” en todo el día. Necesita explorar el mundo que le rodea, busca y encuentra, manipula, salta, corre….. y no permanece en ninguna actividad demasiado tiempo.

 

Normalmente, es impulsivo y actúa sin pensar, a partir de los 3 años es cuando empieza a ser un poco más reflexivo.

 

Es impaciente, su concepto del tiempo es muy distinto al nuestro y la espera le resulta eterna, aunque no por eso, tenemos que darle lo que pida inmediatamente.

 

A veces estas características de su comportamiento  preocupa a los padres y algunos se preguntan si “será normal”, ya que se parecen mucho a los síntomas de  la hiperactividad y el TDA ( Trastorno por déficit de Atención).

 

No hay que confundirlos, la hiperactividad y el Déficit de Atención, son trastornos psicológicos, que van a tener repercusiones en el comportamiento y en los procesos de aprendizaje de los niños, pero a la edad de 2 y 3 años es normal un exceso de actividad, y que su atención se muestre  dispersa, siente curiosidad con facilidad, pero con la misma facilidad, se cansan y necesitan cambiar de juego o juguete rápidamente.

 

El niño hiperactivo tiene dificultad en seguir instrucciones, mientras que el niño “muy activo”, si nos está escuchando, no tiene ninguna dificultad.

 

Antes de la edad escolar es realmente difícil determinar un diagnóstico de TDA o de hiperactividad.

 

En cualquier caso, si un niño es muy activo, hay que permitirle que pueda realizar todo tipo de actividad física variada y acorde a la edad : piscina, ir en triciclo o bicicleta, carrera……

 

No sobreexcitarle con ruidos fuertes, música, televisión….. al contrario que tenga ambientes tranquilos y sin exceso de estímulos.

 

Ir enseñándolo a permanecer con el mismo juguete o juego…..no poner a su alcance varios, para que suelte uno y coja otro y así sucesivamente.

 

Acostumbrarlos a que tengan que esperar, cada día un poquito más.

 

Practicar con ellos actividades ( pintar, puzles, encajables….) al mismo tiempo  que les vamos dirigiendo a fijarse y aumentar el tiempo de atención sobre las mismas.

 

Es decir, encaminarlos hacia un mayor autocontrol, focalización de la atención y canalizando su exceso de energía mediante la actividad física.

Inma Pastor