Archivos del mes: abril 2016

LAS NECESIDADES EMOCIONALES DEL NIÑO

mama con bebe1 LAS NECESIDADES EMOCIONALES DEL NIÑO

La primera relación que el niño tiene con el mundo es afectiva, el recién nacido establece un fuerte vínculo con la madre o la persona cuidadora, desde el mismo momento del nacimiento.

Esa conexión emocional por la que la madre parece que lo quiere desde el mismo momento en que lo ve y el recién nacido sabe que esa persona le da  la protección que necesita, conocido como apego, será el primer marcador de su estabilidad emocional.

El que se establezca una buena relación de apego, será

decisivo para el equilibrio emocional del futuro adulto.

 

 

En cualquier caso, la necesidad básica y prioritaria es el amor: querer y sentirse queridos.

El amor les da la seguridad que necesitan para quererse a sí mismos y después, a los demás.

La seguridad conlleva a la autoestima, y una sana autoestima implica aceptarse a uno mismo con todas sus cualidades y con todos sus defectos.

 

Los padres tenemos que poner palabras a las  emociones y a los estados de ánimo del niño, cuanto más pequeños mas les cuesta controlar su conducta, mas adelante tendremos que ayudarles dándoles las instrucciones para que puedan controlar por ellos mismos, detenerse y calmarse, que no se vean desbordados por estas y actúen de forma correcta ( ante los miedos, las burlas, los celos, la alegría…..).

 

Para conseguir un adecuado desarrollo emocional :

 

 

-Dejar que el niño se exprese en todas sus emociones, tanto las positivas como las negativas.

-Necesitamos armonizar nuestras necesidades con las de los hijos.

-Aceptar que la frustración forma parte del desarrollo cognitivo del niño.

-Hay que ayudar al niño a que saque lo mejor de sí mismo .

-Intentemos descubrir su temperamento, para esperar determinadas respuestas emocionales.

-El niño a medida que crezca y se conozca, se volverá más flexible y decidirá en que quiere cambiar.

-No reprochemos  sus emociones  negativas , reprochemos sus conductas si son inadecuadas.

 

En la construcción de la inteligencia emocional del niño, los padres, con vuestras muestras de afecto y cariño hacia los hijos, tenéis el papel mas relevante.